ZAPATERO A TUS ZAPATOS

Escrito el 11 jul 2018 - 12:35pm por Nano Invernizzi

Pampita on line

Leyendo portales argentinos nos enteramos que llegó a su fin Pampita on line, programa conducido por la bella modelo Pampita Ardohain por la pantalla de TELEFE.

El envío no llegó a durar 3 meses, muchos conflictos internos sumado al bajo Rating hicieron que las autoridades del canal finalmente lo levantaran.

En las últimas ediciones estaba siendo conducido por Claudia Fontán, ante la ausencia de la conductora original y quien le diera nombre al programa, y ni siquiera esta profesional de los medios logró evitar el inminente hundimiento del ciclo.

El panel estaba integrado por el experiente y buen periodista Luis Piñeyro (ex integrante de, entre otros importantes programas, Intrusos), Sol Pérez, conocida por dar pronósticos del clima con poca ropa, y una chica llamada Angie Balbiani, que llegó al panel por ser amiga de Pampita.

El final fue la crónica de una muerte anunciada. Primero porque a Pampita no le gusta mucho el laburo, le gusta tomarse vacaciones muy seguido, ausentarse cada poco de los ciclos en los que ha participado (por ejemplo el Bailando, con grandes calenturas de Tinelli por eso), y segundo que un programa que pretende ser periodístico, por más que sea cholulo y de farándula, debe tener un contenido creíble.

Y no me refiero a este hecho porque me genere demasiado interés, sino para recordar un concepto que muchas veces le escuché decir a Luis Ventura sobre este tipo de programas, basado en que sus integrantes deben tener formación, experiencia y sustento periodístico, para que los temas se manejen con propiedad y profesionalismo.

Entonces Pampita on line, conducido por una modelo sin ganas de laburar, acompañada de UN periodista que poco pudo hacer, una anunciadora del clima y una amiga de la conductora con poca cosa hecha, estaba condenado al fracaso, y a durar poco. Y así fue.

Programas periodísticos integrados por modelos, maquilladores, estilistas y modistos, de lengua filosa pero sin contenido, según Ventura y suscribo, están condenados al fracaso. Ojo que eso no esté pasando (o empiece a pasar) en Uruguay.

Por eso lo del título: Zapatero a tus zapatos.