Su amor por los tatuajes es una herencia genética, ya que en su familia todos son grandes aposionados por el culto a dibujarse el cuerpo, sin ir más...