Luis Ventura: “Quiero Hacer un Programa con Contenido y Personal Uruguayo”

Escrito el 25 jun 2011 - 8:07am por Editorial
Móvil para INTRUSOS de Ventura desde LA CASA VIOLETA en la cobertura del caso Forlán-Nara - Foto: SÁBADO SHOW

Móvil para INTRUSOS de Ventura desde LA CASA VIOLETA en la cobertura del caso Forlán-Nara - Foto: SÁBADO SHOW

Una historia de “Dinastía”. La separación de Diego Forlán y Zaira Nara, a 40 días de su casamiento, trajo a ambos lados del Río de la Plata versiones de todo tipo.

Hablaron los familiares, los amigos de una y otra parte y los periodistas; todos tenían algo para decir, salvo los involucrados directos que en mayor o menor medida, se llamaron a silencio, lo que aumentó aún más las especulaciones.

Uno de los periodistas que ha seguido al detalle el caso es Luis Ventura, co-conductor de INTRUSOS, director de la revista PAPARAZZI y colaborador de SÁBADO SHOW. Tan cerca estuvo que se vino a Uruguay e hizo sus participaciones en el ciclo chimentero conducido por Jorge Rial desde distintos puntos de Montevideo.

Da una conclusión: “Lo que pasó, como le ocurre a muchas parejas, fue que hubo incompatibilidad de caracteres. Cuando empezaron a convivir se dieron cuenta o al menos una de las partes (Diego) se dio cuenta de que la cosa no funcionaba del todo bien y sugirió un replanteo del casamiento, lo que derivó en un punto final“, asegura Ventura luego de sus indagaciones en uno y otro lado del Río.

Por otra parte, el periodista analiza volver a hacer TV en Uruguay tras la experiencia de LA CITY, en 2009. Tiene una propuesta de un canal y de una productora. La cosa está en conversaciones. De esta posibilidad y también de las resonancias de la ruptura del año, Ventura conversó con SÁBADO SHOW.

-Luego de varios días en Uruguay siguiendo el caso de Forlán – Nara, ¿con qué sensación se queda?

-Se hizo una historia de “Dinastía”, con todos los ingredientes que tiene un culebrón que son amor, familia, poder, factores de pareja. Un culebrón con dos protagonistas ideales porque ambos son muy queridos en los dos márgenes del Río de la Plata. Pero en el fondo, toda esta historia está montada sobre dos personas que son comunes y que no tienen otro tipo de pretensiones que las de vivir felices y tranquilos. Me quedo finalmente con las palabras de Pablo Forlán, el padre de Diego, que dijo: “Los chicos son sanos, maravillosos, tienen un gran presente y un gran futuro… hay cosas peores como lo que le pasó a mi hija Alejandra”.

-¿Cuál cree que fue el principal motivo de la separación?

-Hubo incompatibilidad de caracteres. Cuando empezaron a convivir se dieron cuenta o al menos una de las partes (Diego) se dio cuenta de que la cosa no funcionaba del todo bien y sugirió un replanteo del casamiento, lo que derivó en un punto final. La otra se llenó de pánico por esa posibilidad de replanteo de la boda y terminó en lo que terminó. De un lado y del otro, creo, no midieron la dimensión que tenía sus protagonismos dentro de la opinión pública.

-¿Cómo evalúa la reacción de cada uno de ellos una vez conocida la noticia?

-En realidad, los que menos protagonismo tuvieron fueron los protagonistas, que dejaron librados los comentarios, sus ópticas y opiniones a sus entornos. Por eso, la historia se ha convertido en tan rica y tan pluralista porque todo el mundo opinó, se corrigió después, se dieron vuelta algunos. La única verdad es que la pareja terminó y para mí, terminó de manera definitiva. No hay marcha atrás.

-¿Cree que alguno de los dos dará su versión directamente?

-No creo. Se está hablando de un comunicado, tal vez hasta en conjunto, pero no me parece que vayan a profundizar en la médula de la historia. Por las características de los dos. Zaira, en esto, tiene mucho de parecido a Diego, ambos prefieren no exponer demasiado sus vidas. Sí puede haber respuestas en función de cómo es el grupo familiar de Zaira. Ella es completamente opuesta al estilo de Wanda.

-Se ha dicho que Zaira podría ir al living de Susana, quien le hizo una oferta…

-No hay nada confirmado. Y si llegara a hablar, no creo que escarbe demasiado en la historia. Si hay que buscar un dolor, creo Zaira sintió mucho más la separación que Diego. Me parece que él lo tenía más digerido; para ella fue un baldazo de agua fría. Está muy lastimada, además tiene menos horas de vuelo en estas cuestiones de pareja. Diego le lleva 10 años y en una vida tan corta -Zaira tiene 22- me parece que es mucho 10 años.

-¿Llegó a firmarse el famoso contrato prenupcial?

-Por lo que tengo entendido, ella firmó un borrador de contrato, pero no fue consagrado, ni certificado por escribano ni abogado, por lo que se trata solo de una intención en borrador. No se efectivizó en términos legales.

-¿Ese documento pudo haber desencadenado la separación?

-A ver, no creo que hubiera estado en la cabeza de Diego la firma de ese documento pensando en un divorcio desventajoso o que ella quisiera sacar partido de la relación. Diego es de esas personas que busca una pareja para toda la vida, no pensando en una separación. Era una cuestión de formalidad a la que recurren muchos empresarios que tienen gran patrimonio como forma de tomar algún recaudo. Y Zaira, que vive en una sociedad como la argentina, donde no estamos acostumbrados a estos contratos, sintió que se ponía en duda su amor. Hay que entender también a esta parte del Río, cómo se puede vivir una situación de estas, porque no estamos acostumbrados a esos precontratos.

-También se hicieron especulaciones sobre la sexualidad de Forlán, ¿de dónde surgieron?

-No sé. A mí no me cabe ninguna duda de la sexualidad de Diego. Tampoco desmerecería o cambiaría mi parecer si hubiese un tema de homosexualidad, pero no es el caso.

-¿Lo conoce a Forlán?

-He tenido oportunidad de entrevistarlo en mis épocas de periodista deportivo cuando él jugaba en Independiente. Luego y a través de un amigo común, Fernando Invernizzi, profundizamos un poco más el vínculo. Incluso, yo tuve que ver de manera indirecta con la formación de la pareja con Zaira. Un día, él pasó por mi oficina en Buenos Aires, estuvimos conversando. Había conocido a Zaira y me hizo preguntas sobre qué me parecía, de dónde la conocía. Y le di mi opinión, textualmente le dije que no era como Wanda, que era el polo opuesto a su hermana, esto sin hablar mal de Wanda. Son personalidades distintas. Solamente las estoy describiendo.

-Se rumorea que podría volver a hacer televisión en Uruguay, ¿es así?

-Se está conversando. Tenemos una propuesta de un canal y también de una productora muy importante… Está mi gente, mis socios Fernando Invernizzi y Omar Rinaldi están negociando y si hay algo puntual para decidir, nos sentaremos a hablar, a ver de qué forma lo encaramos. El proyecto lo tengo en la cabeza: quiero hacer un programa con contenidos y personal uruguayo. No tengo ningún apuro, ni necesidad. Si lo hago, quiero hacerlo bien, mucho mejor que la otra vez. (SÁBADO SHOW)