LOS TREMENDOS FAMILIARES DE LA FAMA

Escrito el 13 oct 2012 - 7:07pm por Luis Ventura

Jorgito Porcel

Por LUIS VENTURA

Con la tragicómica reaparición del voluminoso hijo de Jorge Porcel en los medios, nos invade un inexplicable, patético y piadoso sentimiento que nos lleva a preguntarnos: ¿Cuánto tiempo más lo tendrán agonizando con sus grotescas apariciones de enojos, insultos y corridas por cuanta patrulla televisiva tenga que rellenar alguno de sus espacios y busquen en el Gordo a una densa opción de rating?

Porque el mastodonte de Porcelito, como lo llaman, cuando en realidad debería ser Porcelote, no sabe cómo manejar su vida ni su destino, y muchos medios le reclaman conductas, obligaciones, procederes para los que no ha sido educado…

Como si él a los 41 años pudiera encarrilar su rumbo tan fácilmente, más allá de su extraña relación con su madre mendigando de mañana y atendiendo su casa por la tarde, con el Junior incluido que a la madrugada se va con suerte incierta y detrás de alguna ilusión.

Este Jorgito no deja de reclamar la herencia de su afamado y exitoso padre muerto, como también le reclama su lugar y sus 3.500 dólares a la televisión, vaya uno a saber con qué mérito invisible o para saldar qué abstracta cuenta.

En ese sino de incongruencias y falsedades lo que queda claro es que un hijo marginado, un padre o una madre desactualizados, un hermano impresentable o un familiar patético le puede arruinar el estofado al famoso más encumbrado.

Y a las pruebas me remito.

Por ejemplo, Anira, la incontenible madre de Carmen y viuda de Alfredo Barbieri. Menos mal que no la han ido a buscar mucho, porque cuando su hija vivía en pareja con Santiago Bal, cada vez que podía lo hacía pelotas como ahora también hace con Jorge Porcel, quien fuese el novio de la misma Carmen.

Le ha pasado a la propia Mirtha Legrand con su rebelde nieta Juanita Viale, a quien hicieron finalmente ingresar al mundo de la televisión y del teatro, incluso hasta de la publicidad junto con su madre Marcela Tinayre, que se ha desvivido para que la “nena” siga el camino de la estelaridad, teniendo como mayor atributo su belleza y los escándalos que han acompañado su vida y su carrera. Al final, el mandato familiar la ha impuesto en los medios.

Por otro lado está otra rebelde de la escena, hoy devenida en reconocida actriz de cine y también de teatro, la hija de Moria Casán con Mario Castiglione, que después de nos buenos dolores de cabeza para la diva, su única hija parece haber encontrado el camino de su felicidad y también el de su madre.

Dentro de la familia de Palito Ortega y Evangelina Salazar cabe citar a los hijos y las parejas de sus hijos: Sebastián que se separó de Guillermina con Tinelli en el medio, Luis con sus estallidos sociales cada vez que aparece escapado de su mundo cinematográfico, los personajes atrevidos de Julieta, Rosarito, Martín y el musical Emanuel que parece haber hallado su fórmula.

Y si quieren más les traigo en referencia al padre de Jésica Cirio que alguna vez se ató a su casa para que no lo desalojaran, el hermano ladrón de Adabel Guerrero, Guido el hermano arquitecto y gay de Silvia Suller, el hermano narco de Karina Jelinek y tantos otros que andan dando vuelta por la vida, y algo le abrieron la puerta de la tele para hacer reír y en algunos casos también para hacer llorar, espantarnos y hasta asustarnos. (SÁBADO SHOW)