LAS CELEBRIDADES Y LA FAMA AL PODER

Escrito el 17 feb 2013 - 11:05am por Luis Ventura

Rocío Marengo

Por LUIS VENTURA

Cuando se empiezan a desempolvar las urnas y se arranca con el ejercicio preproselitista, nunca son pocos los nombres que han ganado celebridad en rubros distantes de la política, pero cuya fama resulta muy atractiva con pretensiones triunfalistas a la hora de las votaciones.

En la Argentina ya pasó con Nacha Guevara, con Luis Brandoni, Moria Casán, Daniel Scioli, Palito Ortega, Miguel Torres del Sel, Irma Roy y Evangelina Salazar entre otros famosos que se hicieron relevantes en el momento del sufragio popular.

Y quiero plantear este tema, que no es nuevo, porque en Buenos Aires se planteó todo un debate a partir de una propuesta para que la bella y dorada Rocío Marengo fuese como candidata de un partido, formando parte de una lista de la agrupación de Mauricio Macri. Esto despertó un gran debate con respecto a la preparación de la modelo y actriz para asumir semejante responsabilidad, ante el miedo que pueda ganar su popularidad en lugar de su responsabilidad.

Un debate que yo también quiero traer a este rincón porque por dónde debe pasar la intención de voto de un votante que quizás obnubilado por el rubio de alguien como Marengo, las caderas de Rocío o también su simpática frescura cambie los criterios valorativos del destino de su boleta.

Y en eso hay que poner toda la carga de la elección en el votante y no en el o la candidata. Porque ellos están en su derecho ciudadano de postularse sea quien sea y proponga lo que proponga en su base proselitista, pero la decisión pasará por quien elija si ellos deben o no estar ocupando alguna función. Así de simple como de fácil.

Por eso los tiempos de votaciones hay que tomárselos en serio para saber a qué candidato le entregaremos nuestro voto, para después no lleguen los arrepentimientos.

Y en el caso de Rocío Marengo si ella se siente con potenciales para asumir un destino tan exigente como la política y la capacidad de servicio por sus compatriotas, no está mal que se movilice para ser y sentirse útil. Total, será la gente la que decida y no ella ni ningún otro famoso, que por esa sola condición no deben ser marginados ni criticados antes de mostrar sus ideas y sus posibilidades de ser útiles para sus pueblos. (SÁBADO SHOW)