Las ausencias que dejan solas a las figuras

Escrito el 10 ago 2014 - 10:13am por Luis Ventura
Maradona en pedo Intrusos

Maradona saliendo de “El Corralón”

Hay momentos en los que el silencio es mejor que la palabra, en los que no estar es mejor que enfrentar las cámaras o tiempos en los que dejar desprotegidos a los astros o figuras es empujarlos al abismo de la vergüenza, la humillación o una frontera del pudor ¿Por qué lo digo?

Por Luis Ventura

No me gustó ver y escuchar a María Eugenia Ritó expuesta en la vía pública ante una cámara periodística, como ocurrió, en un estado que no era el ideal. Y quiero decirlo porque ella merece otro tipo de contención, de amor y de gente que se preocupe desde la calidad de vida por alguien que dio mucho y no reclama nada. Porque “Euge” es asistida y paga a un grupo de profesionales que no estaba cuando ella se encontraba haciendo cosas que no están buenas para su persona.

Ni hablar de los familiares, pocos o muchos, que también deberían mirarla con un tercer ojo para evitar que no cometa esos excesos que la llevaron a destinos que le hicieron mucho daño. Si mal no recuerdo hubo un consejo de su psiquiatra personal que no debería ingresar a un reality show tan expuesto como “ShowMatch” pero Ritó ingresó y está participando en circunstancias que la han subido a peleas ardorosas, con su asistente terapéutica pegadita, internaciones ambulatorias y la mirada de su abogada diciendo que eso le hacía bien.

Yo no la veo bien, y me pregunto si ella no está muy sola para tratar de seguir avanzando en una recuperación más contundente ¿Y querés que te diga una cosa?… Me pasó lo mismo con Diego Armando Maradona saliendo de “El Corralón” a la madrugada y con intervalos de textos y extensas lagunas verbales a la hora de responder a micrófonos y cámaras. A tal punto que su propia hija Dalma subió a las redes sociales que era una vergüenza que quienes estaban a cargo de esa salida nocturna o de ese paseo recreativo hayan permitido a Maradona llegar a ese límite nebuloso.

Y tal como lo fuimos diciendo domingos pasados, lo mismo que le pasó a Mirtha Legrand que cuando necesitaba de sus familiares más cercanos y sus productores más ejecutivos, terminó resultando que la tremenda caída que sufrió en su garaje fue la consecuencia de terrible derrumbe que le provocó una doble fractura de tibia y peroné -no un esguince como pretendieron disfrazar los que estaban ausentes en tren de diversión- que derivó en una intervención quirúrgica urgente con la colocación de una plaqueta de metal con dos tornillos, un soberano chichón en la cabeza que pudo traer impensadas consecuencias como ella misma dijo en pantalla.

De ahí la importancia de los que deben estar y no lo están aunque se hayan comprometido a cumplir con sus promesas y compromisos, dejando solos a la buena de su suerte lo que después terminan en pequeñas tragedias cotidianas como le ocurrieron a Ritó, Maradona y Legrand entre otras figuras.

Es un buen momento para que los verdaderos responsables empiecen a levantar la mano y a asumir sus obligaciones. (SÁBADO SHOW)