FRANKLIN RODRÍGUEZ / Sindicato de Actores lo suspendió y renunció de por vida

Escrito el 27 jul 2018 - 12:39pm por Urushow

Franklin Rod

Según una resolución que firman los directivos del Sindicato Único de Actores, Leonardo Hualde y Alicia Dogliotti, en la entrevista publicada en el seminario VOCES, Franklin Rodríguezatenta contra la credibilidad” del sindicato y “daña la actividad teatral“.

La resolución del SUA establece que para decidir la sanción se tomó en cuenta antes la opinión del comité de ética de la sociedad.

La resolución parece recomendar a otros afiliados al SUA que no trabajen con Franklin Rodríguez en los próximos seis meses. “Solicitaremos a nuestros/as asociados/as tener en cuenta esta situación a la hora de comenzar nuevos trabajos en el plazo estipulado y solicitaremos que en tal oportunidad se comuniquen con la SUA“, señala el texto.

Pese a múltiples intentos, EL OBSERVADOR no pudo dialogar con un dirigente de SUA.

En la entrevista en VOCES, Rodríguez dijo que el programa Socio Espectacular es negativo, que el sistema recibe dinero pero los actores ganan una “miseria”. Agregó que las entradas baratas de Socio Espectacular dañan a los que encaran el teatro en forma profesional, y que el sistema fue implementado solo porque “en el fondo lo que importaba era salvar el presupuesto del teatro El Galpón“.

Sobre la suspensión del SUA, el actor declaró a EL OBSERVADOR que con la prohibición “no van lograr nada” y anunció que este viernes 27 mandará una carta de renunciar ”de por vida al sindicato de actores, porque no me representan. Y no me representan porque no es así como se hacen las cosas. No es castigando las opiniones diversas que uno puede tener, es charlando. Y eso no está funcionando“.

SUA nunca me preguntó qué me pasó con El Galpón, simplemente dieron por ciertas las palabras que ellos le dijeron. Me hubiera gustado charlarlo, pero cuando me llamaron la carta ya estaba hecha. Lamento estar otra vez en medio de algo que no me gusta. Pero esto no me parece justo por mí y por todos mis compañeros de teatro que van a hacer de esto su profesión: tienen que saber que tienen la libertad absoluta para opinar de lo que quieran. Eso pasa en las democracias: la gente opina distinto. No se le pega un tiro al que piensa distinto. No se patea al caído. No es así que se consiguen cosas. Es razonando, entendiendo. Si yo me equivoqué y tengo que pedir disculpas lo hago. Pero no me las pidieron, no me las dieron y sigue todo en penumbras“. (EL OBSERVADOR)