El ejemplo de Griezmann

Escrito el 16 jul 2018 - 12:41pm por Nano Invernizzi

Griezmann bandera

El jugador galo Antoine Griezmann desde siempre dijo que ama a Uruguay, toma mate, escucha cumbia, habla con modismos yoruguas, y hasta ha sido fotografiado paseando con sus hijas por Madrid vistiendo la camiseta de Peñarol.

Y esto se debe a que, durante su carrera futbolística, ha tenido compañeros uruguayos que le fueron contagiando las “uruguayeces”. Primero fue Carlitos “Charly Good” Bueno en la Real Sociedad, que le enseñó a tomar mate, le habló de Peñarol y lo hizo hincha a tal punto que además es socio. Y como si fuera poco, le enseñó a cabecear, cosa que es reconocida por el propio novel Campeón del Mundo. Martín Lasarte era el DT de ese equipo, y fue quien le hizo debutar en 1ra. división.

Antoine pasó luego al Atlético de Madrid, ahí se encuentra con el Cebolla Rodríguez (otro Manya recalcitrante que le enseñó las canciones de la hinchada carbonera), Diego Godín y más tarde Josema Giménez.

Parecería que el destino de Griezmann estaba marcado por el espíritu Celeste, ya que por donde iba, se encontraba con algún referente charrúa.

Ese destino quiso que la Selección de Uruguay se cruzara con Francia en el Mundial de Rusia, Griezmann nos clavara y no gritara el gol que nos hizo, lo que provocó que más uruguayos lo admiraran.

Este domingo Francia agregó su 2da. estrella de Campeón del Mundo, y Antoine en la conferencia de prensa se puso una bandera de Uruguay sobre los hombros cuando se la alcanzaron, dijo “Uruguay nomá“, habló en español, y si algún uruguayo restaba aún de congraciarse con él (porque mirá que somos amargos ehhh), ese fue el broche de oro.

Griezmann, el campeón del Mundo, dijo que va a venir a conocer Uruguay (ese país que tanto ama pero que no conoce) en diciembre, y seguramente sus amigos uruguayos del fútbol se van a encargar de que su estadía en nuestro país sea inolvidable.

Pero además creo que además debería haber alguna acción oficial que reconozca la adhesión de este muchacho a nuestro país. “Visitante ilustre”, “Ciudadano Ilustre”, o lo que sea.

Se lo dimos a cada impresentable, gente que no solo no se lo merecía, sino que además probablemente ya ni se debe acordar.

Entonces, ¿no se lo vamos a dar a alguien que realmente lo merece, que expresa públicamente su amor  y admiración por un país que no es su patria y que justamente es el nuestro? Qué no, claro que sí.

¡Aguante Griezmann!

Griezmann copa