SORPRESA / El Turko Abdala deja “Esta boca es mía”

Escrito el 21 sep 2015 - 9:05pm por Urushow

ABDALA2

Desde hace varios años era uno de los principales panelistas y un gran animador del talk show de TELEDOCE que conduce Victoria Rodríguez.

Se le veía cómodo y afianzado, razón por la cual sorprende la repentina decisión de Washington “el Turko” Abdala de dar un paso al costado de “Esta boca es mía“.

El mismo Turko lo comunicó en su Facebook:

ADIÒS A ESTA “BOCA ES MÍA”

Si,me voy, ha sido una etapa preciosa cumplida y punto.

La disfruté mucho. Llena de pasión, de debate, de intercambio dialéctico y de enriquecimiento personal. 

Solo tengo palabras de agradecimiento hacia Victoria Rodriguez, Conrado Polvarini, Carlos Muñoz , Tania Melgar y el resto del equipo que sostienen semejante aventura. 

Muchos no lo recordarán pero vengo haciendo televisión desde hace bastante. Antes,desde la política no había día en que no estaba molestando a la gente  en los noticieros explicando en calidad de “vocero” lo que hacían aquellos gobiernos del pasado; luego en VTV con un formato de programa que inventamos y anduvo precioso -dos años- armé algo divertido,fresco y original llamado “CUESTION POLÍTICA”; posteriormente monté un formato de intercambios de opiniones de políticos en el propio Canal 12 -cuando salía al aire en el Movie por las mañanas- (eran parlamentarios jóvenes que una vez por semana hacían una tertulia tomando un café, esa era la gracia); pasé luego por un programa de Gerardo Sotelo de casos jurídicos en Canal 10 donde lo gocé mucho pese a lo cortito del ciclo y luego arribé al 12 con otra idea inicial que se me había planteado que luego mutó en “Esta Boca es Mía”. No lo niego, me gusta el medio televisivo, si lo disfrutás es desafiante. Y como soy espontáneo, histriónico pero estudio los temas obsesivamente desde la televisión se tiene la capacidad de masificar mensajes de manera brutal. Pero todo tiene ciclos personales que cada uno evalúa hasta donde llegar. Yo, en este formato llegué hasta acá. 

Aclaro, porque algún mal pensado puede creer que me voy con el cuchillo escondido debajo del sobretodo. No tengo nada armado en ningún otro medio de comunicación. Conversaciones hubo montones, pero concreto nada. Todo bien uruguayo, bla, bla, pero nada.Pero como yo manejo mis tiempos y mi destino, ésta es mi decisión personal. Y me voy sin enojos y deseando lo mejor a todo el mundo. No soy de los que se corren de un proyecto y hablan mal de nadie. Creo haber demostrado a lo largo de la vida que ese no es mi talante. Jamás hablo mal de los lugares donde me corro a un costado. Caballerosidad básica y ética elemental. Nada muy genial por cierto. 

Para mi Victoria Rodriguez es una fenómena en su manejo del programa. El espectador no lo advierte siempre, pero hay invitados que rinden y otros no tanto. Ella logra sacarle jugo a un limón de madera. Insisto, no se nota siempre esa virtud, pero es la verdad. Y mantener toda esa barra de Dantones, Robespierres, Demóstenes y Sénecas que abrimos la boca creyendo que tenemos la verdad revelada no es sencillo. Y ella logra ordenar ese caos. Y el programa anda bien (miren las mediciones de audiencia) porque construye un relato multicromático de lo cotidiano con la capacidad de aportar información a gente que así bucea a través de la realidad de su sociedad. Y se hace toda esa aventura de manera profesional y entretenida, algo que el Uruguay no siempre lo entiende: acá si sos sobrio, si no tenés pasión y si sos moderado se presume “valioso” todo eso. Yo discrepo y los televidentes saben que pienso así. A esta altura ya me conocen de sobra. 

Nadie le regala nada a la “Boca” se lo gana día a día con esfuerzo, sudor y gente que labura detrás de bambalinas. Lo de “la tribuna” también es otro acierto. Si prestan atención advertirán que cada uno de los que allí están, han hecho un aprendizaje en la construcción de sus mensajes, cada uno de ellos tiene una peripecia vital que nos impacta en algún sentido por ser portadores de un relato relevante. Y cada uno de ellos pone su gota de arena para que el programa salga adelante desde un “sincericidio” colectivo que no siempre es habitual verlo en la televisión uruguaya. Hubo días en los que sentía que estábamos en medio de una sesión de terapia grupal. Lindo eso. Creo que eso conecta con el televidente que se termina identificando siempre con algunos de los que están allí. Otra magia de le “empatía” con quienes aparecen en la televisión y si son frontales construyen su enganche con la gente. 

Veremos que depara la vida, pero las cosas son como son. 

Lo mejor para mis compañeros de ESTA BOCA ES MÍA y nadie es insustituible, menos yo. Cuando un proyecto es grupal hay que tener sentido de equipo y saber que eso es así. La propia vida es así, mañana no estaremos nosotros en la tierra y vendrán otros que nos harán mejores como humanos. Esa es parte de la gracia de todo, saber que todo es demasiado fugaz, demasiado volátil y demasiado frágil como para alucinar creyendo que hay que seguir siempre reclamando el púlpito. Cuando uno oye adentro de uno mismo el canto de la duda, lo mejor es emprender la retirada para que haya siempre otras batallas que librar. Hoy se lo comenté a Victoria y a los miembros del equipo directivo. Me gusta hacer todo de frente. Todo es bien fresquito. No hay cangrejo escondido en ningún lado. 

Les deseo a todos lo mejor y espero que la vida nos encuentre por allí. 

Y a los televidentes, amigos, apoyos, fans, o como quieran llamarse, sepan que ando siempre por acá escribiendo. Quien sabe no haga algunas otras cosas desde acá, y la ventaja es que ya no estamos desconectados jamás. Este mundo moderno permite esto, no hay desconexión jamás, solo los puentes de comunicación cambian un poco, facebook, twitter, las nuevas plataformas. Nada más. Y gracias por el apoyo feroz en estos años, no hubo día que no leyera los comentarios en el Facebook del programa. Y siempre presté atención, a los que aplaudían y a los que criticaban. Y los que dolían cuando eran con buena fe, fueron de gran aprendizaje. Mil gracias a todos. 

La vida sigue, un rato más.

Un abrazo”.

Y… es el Turko.

La Catalina