AMORES DE ALFANO PRODUCEN ARDORES

Escrito el 20 abr 2013 - 12:41pm por Luis Ventura

Cuando hay credibilidad, la palabra suele constituirse en un documento al portador. Un día se dice verde ante los medios, frente a los micrófonos y ante las cámaras, y cuesta mucho desmentir el verde y sin motivos valederos afirmar rojo de un momento para otro. Porque la credibilidad de los famosos ante la gente no es una cuestión de colores.

Alfano en SECRETOS VERDADEROS

Por LUIS VENTURA

Si estoy convencido que es un tema para expresar la verdad, debo tener toda la dignidad a la hora de hacerlo, como también saber cuándo, cómo y por qué hablar.

Pasan los personajes, deshojamos historias y en la sumatoria de figuras el público sabe muy bien a quién creerle, aunque alguna vez pueda equivocarse y también a quienes descreerles hasta de los documentos de identidad que llevan encima.

En los últimos días, Graciela Alfano salió a asumir viejas historias amorosas ante cámaras y sin situación apremiante alguna. En ese recordatorio sexual, la actriz dejó claro que había tenido una historia furtiva con Palito Ortega, incluso hasta supuso que fue en una época en la que él había tenido una crisis con Evangelina Salazar, la madre de sus también famosos hijos.

No obstante eso, al día siguiente en el estreno de “Love, love, love”, la misma Alfano aseguró que Palito debía asumir lo que había hecho en otro tiempo de su vida, con total seguridad para horas después aparecer otra vez en televisión y desautorizar todo lo que alegremente había afirmado con rigor de veracidad. Porque Graciela habló de amor platónico, imaginario y cosas por el estilo que dejaron en evidencia la inconsistencia de su desmentida.

No quiero poner en tela de juicio y opinar en cuál de las dos versiones Alfano faltó a la verdad. Lo que me llama la atención es la velocidad con que desmoronó una historia que ella misma volcó ante una entrevista, luego ratificó en otro medio, para luego desmentirla alegremente. ¿Cuándo dijo la verdad y cuándo mintió?

Es evidente que hubo un gran motivo para que Alfano cambiara de opinión. ¿Cuál pudo haber sido la razón que se nos ocurra?

No contento con esto, ahora Graciela salió a redoblar y a engordar su lista de amantes silenciosos, en la que llaman la atención cada una de las referencias y las menciones que ahora, ante los antecedentes, habrá que esperar algunos días para comprobar si no surgen más tarde nuevas desmentidas de quien hacía 16 meses que no trabajaba en la televisión después de “affaire” judicial por un romance con el ex almirante Eduardo Emilio Massera.

Eso sí, ahora Evangelina y Palito la obligarán a explicar en tribunales lo que Alfano dijo alegremente y levantó polvaredas de disgustos. (SÁBADO SHOW)